SSA REPORTA CONDICIONES OPTIMAS PARA USO RECREATIVO EN LAS PLAYAS DE BCS

La COEPRIS ha realizado más de 128 muestreos en las 27 playas más frecuentadas por bañistas

Las playas de Baja California Sur se encuentran en condiciones sanitarias óptimas para su uso recreativo durante el periodo vacacional de primavera, así lo confirman las 128 determinaciones microbiológicas de agua de mar que la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS), realizó previo a este asueto.

La totalidad de muestras que se tomaron en las 27 playas más frecuentadas de la entidad tuvieron resultados muy por debajo del límite máximo establecido por el programa de Agua de Contacto, que es de 200 enterococos fecales por 100 mililitros, indicó la titular de la dependencia estatal, Blanca Pulido Medrano al citar como ejemplo las playas El Tecolote de La Paz; Palmilla, Chileno, El Médano y Santa María de Los Cabos, que presentaron valores menores a 10.

Los análisis fueron realizados por el Laboratorio Estatal de Salud Pública, que por la calidad y confiabilidad de sus procesos posee una certificación de la FDA, que es la autoridad estadounidense en materia sanitaria, así como el reconocimiento del Gobierno de México como tercer autorizado para la realización de este tipo de pruebas, indicó la funcionaria estatal.

La calidad de agua para uso recreativo es un factor primordial para garantizar la protección de la salud de los usuarios, ya que los niveles de contaminación fecal están relacionados con las enfermedades de piel, digestivas y mucosas que presentan los bañistas, explicó Pulido Medrano al enfatizar que la institución estatal actúa con toda oportunidad en aquellos casos donde se reportan situaciones de riesgo sanitario relacionadas con zonas costeras.

“Esta excelente condición de las playas es un valor agregado para la actividad turística de la entidad, ya que los vacacionistas locales y extranjeros pueden tener la certeza de que el agua de mar está en un nivel sanitario óptimo para el desarrollo de actividades recreativas”, comentó Pulido Medrano.

Finalmente, la titular de la COEPRIS hizo un llamado a la población para contribuir en la limpieza de estos entornos naturales, resaltando que es responsabilidad de todos el conservarlas.

 

La medida fue retirada luego de las intensas labores de saneamiento ambiental que se llevaron a cabo en el municipio; los comerciantes dedicados a este rubro pueden retomar su actividad desde este jueves

  La suspensión para la venta de alimentos en puestos semifijos y fijos de Los Cabos y Mulegé fue retirada este jueves por la Secretaría estatal de Salud, a través de la COEPRIS, al restablecerse las condiciones ambientales de estos municipios mediante el desarrollo de acciones de saneamiento básico tras el paso de la tormenta Lidia.

Después de realizar diversas acciones para salvaguardar la salud de la población y de hacer un diagnóstico por diversas colonias de los municipios, la institución determinó levantar este día la medida de suspensión de la venta de alimentos en los municipios de Los Cabos y  Mulegé indicó la comisionada estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, Blanca Pulido Medrano.

La funcionaria estatal subrayó que la medida sanitaria sigue vigente para aquellos establecimientos que estén cercanos a derrames de aguas negras cerca, mismos que podrán reanudar actividades hasta que sean solucionados los vertimientos y se realice una desinfección del lugar.

Con esta medida queda permitido en todo el estado la venta de alimentos en puestos fijos y semifijos, siempre y cuando cumplan con todos los requisitos sanitarios para ofrecer un servicio seguro a la población, comentó la doctora Blanca Pulido al enfatizar su reconocimiento a las organizaciones ciudadanas y empresariales que participaron activamente en las tareas de desinfección y de saneamiento básico.

La titular de COEPRIS comentó que por sus condiciones sanitarias, al momento solo pueden realizarse actividades recreativas en las playas Santa María, El Chileno y Empacadora de Los Cabos, mientras que el resto se mantiene bajo la suspensión previamente establecida para evitar riesgos a la salud de los bañistas.